SIMBOLOS

SÍMBOLOS

DECANO DEL FÚTBOL ESPAÑOL

Todos los clubes de fútbol tienen una serie de símbolos, iconos, hitos que les definen claramente y el Sevilla F. C. también tiene varios símbolos que marcan su carácter y su idiosincrasia.

El Escudo, la Bandera, la Equipación y por supuesto el Himno, son los símbolos más importantes del Club, son la identidad y el nombre propio de una historia que lleva más de 100 años llevando sus colores por todos los rincones del planeta.

Escudo

Desde su fundación, el equipo utilizó distintos sellos, que fueron las primeras muestras de corporativismo del club. El sello más utilizado fue un escudo de dos círculos concéntricos; entre ambos círculos estaba escrito el nombre del club y la fecha de la aprobación de sus estatutos: «SEVILLA FOOT-BALL CLUB 1905». El círculo interior, en fondo blanco, tenía dibujada las letras SFC entrelazadas entre sí tal y como aparecen en el escudo actual.

El escudo, recogido en los estatutos del club, consiste en una circunferencia en gules, y dentro las letras iniciales del nombre del club (ese, efe y ce) enlazadas y en gules.

En el año 1921, Pablo Rodríguez Blanco, delineante de la Compañía de Aguas, diseñó un nuevo escudo para el Sevilla Fútbol Club, teniendo una buena acogida en el seno de la directiva y estrenándose el día 16 de octubre de 1921 en un encuentro ante el club portugués Casa Pia Atlético Clube62​[fuente cuestionable]. Este escudo, con ligeras variaciones de diseño, es el que se ha mantenido hasta el día de hoy.

Heráldicamente, el escudo del Sevilla Fútbol Club queda definido así:

 

Es un escudo suizo, medio partido y cortado. En el primer cuartel, en campo de plata, un rey sentado en un trono, surmontado de un baldaquín de oro y gules, con espada en la diestra, en su mano siniestra un mundo de azur con ecuador y semimeridiano de oro, sumado de una cruz de lo mismo; a ambos lados, obispo sentado con mitra, báculo y capa de plata, y con libro. En el segundo, sobre campo de plata, enlazadas las letras ese, efe y ce, en sable. En el tercero, campo de plata rebatido de cinco palos de gules. Escusón redondo en el corazón con un balón de época leonado.

Las tres figuras que aparecen corresponden a las del escudo de la ciudad, con San Isidoro, San Fernando y San Leandro. Respecto a las franjas rojiblancas hay varias hipótesis explicativas de las mismas, como que el deseo del diseñador era que el equipo adoptase como vestimenta oficial la camiseta rojiblanca o que usase esos colores a imitación de los equipos de fútbol de Inglaterra famosos por aquel entonces. Otra versión indica que se encuentran inspiradas en el pendón que portó Fernando III el Santo en la conquista de Sevilla en 1248.

Bandera

La definición de la bandera del Sevilla F. C. consta en los estatutos vigentes en 1982, que eran una modificación de los antiguos y que fueron depositados en el Registro de Asociaciones y Federaciones Deportivas, del Consejo Superior de Deportes. Su Título 1.º, Artículo 6.º dice que, entre otros, son distintivos del Sevilla F. C.:

La bandera, que será rectangular, partida por una línea diagonal que va del ángulo inferior izquierdo al superior derecho, que la divide en dos triángulos, el superior de color blanco y el inferior rojo.

Uniforme

La vestimenta del Sevilla Fútbol Club se ha mantenido prácticamente invariable a lo largo de su historia. Originalmente, los jugadores llevaban camiseta blanca, calzonas blancas y calcetines negros, ya que estas prendas eran las más fáciles de conseguir. Debido a las relaciones de los primeros directivos sevillistas con la ciudad de Sunderland, Hugo MacColl, primer capitán del club, encargó al Sunderland AFC un encargo de sus camisetas, a rayas roja y blanca. Finalmente, desde 1913 hasta 1945 se usaron estas camisetas como equipación alternativa, dejando la blanca con medias negras como la principal.

Una de las pocas variaciones que ha tenido la equipación sevillista fueron las medias, que a partir de 1961 se comenzaron a utilizar de color blanca con remates rojos, aunque en el año 2005 se volvieron a utilizar las primigenias, de color negro. Así mismo, a la camiseta blanca se le comenzaron a añadir remates rojos en el cuello y las mangas a mediados de los años 70, permaneciendo con ese patrón hasta la actualidad.